9/15/2017

INTELECTUALES DE LA REPÚBLICA




INTELECTUALES DE LA REPÚBLICA: ANTONIO PORRAS 
                Por Francisco Moreno Gómez

                
       Nunca acabaremos de echar fuera la serie de vidas ejemplares de la Córdoba eterna. Se impone arrojar al ágora contenidos largo tiempo guardados, entrevistas hibernadas y materiales en reposo. En 2003 dejé hilvanada una entrevista realizada a Carmen Porras Caballero, la hija de Antonio Porras, en su casa solariega de Pozoblanco. No es el propósito desarrollar la biografía de Antonio Porras, sino centrarse en la citada entrevista. Con todo, es pertinente una elemental presentación del personaje.
        Antonio Porras (Pozoblanco, 1886-1970) era de una familia acomodada, y tenían una finca importante en Pozoblanco, denominada “Cañada de la Pila”. Al ser de buena posición, gozó de todas las oportunidades para una buena educación. Estudió bachillerato en Cabra y Córdoba; Derecho en Sevilla, y se doctoró en Madrid. Su orientación intelectual fue siempre de tipo liberal y republicana. Se casó con la también pozoalbense Victoria Caballero, y tuvieron cuatro hijos: Antonio, Rafael, Carmen y Eugenio. En Madrid fue asiduo de las tertulias literarias e hizo amistad con la mayoría de los intelectuales y escritores de la época, destacando en su círculo el Dr. Gregorio Marañón, José Ortega y Gasset, Ramón Pérez de Ayala (con los que fundó la Agrupación al Servicio de la República. Tuvo mucha relación con algunos de la generación del 98, Antonio Machado y Valle-Inclán.
        Además del ejercicio de la abogacía, cultivo el periodismo, el ensayo y la literatura. Entre otras obras, destaca El centro de las almas, de 1924, que recibió el premio Fastenrath de la Real Academia, en 1927, en competencia con Gabriel Miró. Azorín calificó esta obra como “la novela de la sierra de Córdoba”, novela que debería estar mucho más presente hoy día entre los naturales de Los Pedroches.
        Antes de la República, Antonio Porras ya era funcionario del Estado, jefe de personal del Ministerio de Trabajo, plaza conseguida por oposición. En 1931, tras la jornada jubilosa del 14 de abril, decidió comprometerse con el momento esperanzador y fue candidato a las Cortes Constituyentes de ese año, por la Agrupación al Servicio de la República, junto con el célebre Juan Díaz del Moral, pero solo éste resultó elegido. Antonio Porras ya no subió más a la palestra política, pero sí ocupó cargos diplomáticos, como representante de España en la Conferencia Internacional del Trabajo, en Ginebra, y, ya en guerra, formó parte del equipo diplomático de España en la Sociedad de las Naciones, también en Ginebra. Nunca abandonó su actividad literaria y periodística, a pesar de la guerra. Escribió en la célebre revista Hora de España (aquí hay una referencia a Villanueva de Córdoba), en La Vanguardia, de Barcelona (en mi archivo se encuentra la colección de estos artículos), etc. Con motivo de la batalla de Pozoblanco, de 1937, publicó un largo poema épico titulado Defensa y victoria de Pozoblanco, que le publicó el Comisariado General de Guerra. Junto con Antonio Machado y otros, formó parte del jurado que concedió a Pedro Garfias el Premio Nacional de Literatura, en 1938.
        Con estos precedentes, se comprenderá mejor la entrevista que tuve el honor de grabar a su hija Carmen, otra intelectual de excepción, con fecha 13 de agosto de 2003. Una entrevista de valor histórico, con muchas notas inéditas. La reproducimos sin preguntas, sólo con respuestas:
        --“Cuando llegó la República, yo tenía 16 años. Era jovencita y estudiaba en el Conservatorio como alumna libre, y me daba clases de piano Enrique Aroca, que era un pianista excelente, pero un bohemio al estilo de Garfias. Luego, iba a la Facultad de Filosofía, a la ciudad universitaria, donde estábamos tres chicas nada más, que luego estuvo allí el frente de guerra, bajo los bombardeos. Y me acuerdo muy bien cuando se proclamó la República, que fue como La gran verbena de las verbenas, de Lope de Vega, una fiesta fantástica.
        --“Mi padre trabajaba, por oposición, como jefe de personal del Ministerio de Trabajo, y Hacienda, creo. Y quizás fuese de Fomento también, no me acuerdo. En consecuencia, conoció a un montón de ministros. De Largo Caballero decía que era el ministro menos inteligente que había visto en su vida. Cuando ya en guerra se quiso canjear el hijo de Largo Caballero y a José A. Primo de Rivera, Largo se opuso terminantemente al canje. Y le dijo mi padre: “Un error, porque no salva usted a su hijo y los otros se van a aprovechar para quitar a José Antonio de en medio, que es el peor enemigo de Franco”.
        --“Mi padre defendió una vez a José Antonio. Lo tuvo que defender, porque se había peleado con un magistrado y le había tirado un tintero a la cabeza. Y fue abogado defensor, porque lo nombraron de oficio. Y le dijo a José Antonio: “Yo estoy en contra de tus ideas por completo, pero en correcta abogacía te tengo que defender, y te van a absolver”. Y así ocurrió.
        --“En Madrid viví también aquel ambiente horrible, de tiros por las calles, incluso antes del Frente Popular. Era un clima provocado por los fascistas. Yo iba mucho al Club Francés, en la calle Barquillo, y había días que no podíamos, porque había tiroteos en las calles Alcalá, Cibeles y Goya. Una de las muchachas que teníamos en casa, un día había quitado los colchones y los había puesto en las ventanas. Entre los fascistas estaba el hijo de Concha Espina, Luis de la Serna Espina, que se unió a Primo de Rivera, a pesar de que había sido de los revolucionarios de la Facultad de Medicina. Vivíamos en el mismo edificio en aquella época, y a todos los jóvenes los movilizaban para acciones izquierdistas. Pero, mediada la República, se fue a Alemania, a ampliar estudios, y de allí vino entusiasma por el nazismo. Luego lo vi, siendo director de Sanidad, ya en el franquismo.
        --“El contacto con Pedro Garfias… yo era más joven, y vino a casa varias veces, que era jovencito, hablaba de poesía, y mi padre había montado una editorial con un tío de Alberti, llamado Luis. Entonces vino Garfias, y mi padre lo conocía, porque había leído poesías de él, y decía que era un poeta muy de vanguardia.
        --“Nuestro domicilio era en la calle Goya, 77, luego 103, el segundo piso, que venía a ser el cuarto. Una casa grandísima, que daba al mediodía. Por detrás había un jardín, que daba a la calle de Alcalá. Yo vi a Garfias, por primera vez, allí en casa. Luego lo vi muchísimo en Valencia. En Madrid, venían a casa, porque mi padre iba a La revista de Occidente, y al Pombo; y Garfias también iba allí, y al Ateneo, y allí se veían. A casa iba mucho también Emilio Prados, que era comunista, pero dejó el PCE en Barcelona, porque decía que “en las reuniones los obligaban a confesar cosas privadas”, sus problemas y sus cosas, y a él no le gustó explicar sus problemas sentimentales. Había sido novio de una hija de Juan Díaz del Moral, Eugenia, la farmacéutica. Yo creo que él era un poco homosexual. Venía mucho por casa, y era muy amigo de García Lorca.
        --“Lorca también venía a casa. Me acuerdo mucho de Lorca, porque me regaló un muñeco que parecía un niño de verdad, de china, rubito, en un silloncito de mimbre, sentado, que cerraba los ojos… yo estaba encantada. Lorca me agradaba mucho, porque tocaba el piano, y yo estudiaba piano, y teníamos piano en casa. A Federico lo conocimos muy bien. Iba con frecuencia, bastantes veces. También conocimos a Manolito Altolaguirre, a Emilio Prados, a Bernabé Fernández Canivell y a su mujer. Y Garfias conocía muy bien a Lorca, y a Prados también.
        --“Lorca venía a menudo a cenar, luego recitaba poesía, y mi padre estaba encantado, porque a mi padre le ha gustado siempre mucho la poesía, Góngora, Quevedo y San Juan de la Cruz… Mi padre tenía una biblioteca de incunables extraordinaria. Era muy amigo de don Antonio Machado. Machado venía muchísimo a nuestra casa, y nosotros a la suya, y hemos conocido a su madre. Machado quería muchísimo a mi padre, y a mí también. Lo llamaba “Antoñito”. A Machado le mandaban golosinas de muchos sitios, y él las guardaba para mí. Decía: “Como tienes orígenes noriegos por tu abuela, y son tan golosos, esto para ti”.
        --“En Madrid, mi padre trabajaba muchísimo en su oficio. En el Ministerio tenía que ocuparse de todo. Luego, trabajaba mucho como abogado, y además escribía, porque el director de la Real Academia era Rodríguez Marín. Se hizo entonces un nuevo Diccionario con modificaciones, y lo hizo Rodríguez Marín con mi padre. Por eso me dijo un señor: Tu padre ha tenido tres premios, el de la tesis, el Fastenrath y el de la Academia. Y así fue. Colaboró con Rodríguez Marín e hicieron el Diccionario, porque mi padre era muy puntilloso con el lenguaje. Y luego tenía sus tertulias literarias, en el Ateneo, en el Pombo, en La Revista de Occidente… A casa venían, no como tertulia, sino como amigos, y les daban las tantas de la madrugada en el despacho de mi padre. En el Ateneo alternaba con todos los intelectuales, donde iba mucho Marañón. Alternaba mucho también con Ortega y Gasset, y nosotros le decíamos a mi padre: “Tu amigo es feo”. Y mi padre se enfadó con nosotros varias veces. Y decía: “Pues Garfias es feo también”. “Sí, pero Garfias tiene ojitos que parecen aceitunitas negras”. También conocimos a Max Aub, a Díez Canedo y a Salvador de Madariaga y a su hija Isabel.
        --“A Valencia nos fuimos con el Gobierno, por la carretera de Valencia. Mi hermano Rafael se quedó en Madrid, porque estaba movilizado, y se quedó una de las sirvientas, porque en casa había tres, Carmen, Pepa y otra. Carmen, ya casada, fue la que se quedó en Madrid. Mi padre siguió desempeñando sus funciones en el Ministerio de Trabajo, y siguió con sus tertulias. Allí tratamos a León Felipe, que tenía una particular de saludar: en vez de “cómo estás”, decía: “¿Eres feliz?”. Andaba por allí Rafael Alberti y su mujer. Llegaron Manolito Altolaguirre y Emilio Prados. Vivimos en una casa de unos señores valencianos, y después, en un piso de la calle Jorge Juan, donde había estado el cónsul de Suiza. Allí, el alterne con los intelectuales era en un café, que no recuerdo cómo se llamaba, cerca de la calle de Las Barcas. En ese piso donde vivíamos nos cayó una bomba de madrugada. Se deshizo casi todo el edificio. La habitación de mis padres, llena de cristales rotos y todo deshecho. En la habitación donde yo estaba, mi cama se quedó la mitad en firme y la otra mitad sobre el precipicio. Nos fuimos a vivir a casa de unos amigos, a dormir en el suelo, unas veinte personas.
        --“Garfias vino y nos dijo que estaba muy mal lo del frente, cuando ya habían destituido a Indalecio Prieto. Luego, se marchó el Gobierno a Barcelona. Garfias llegaba a casa y leía sus poesías y cantaba flamenco, al igual que en las tertulias. Parecía muy alegre de carácter y bebía una barbaridad. Desde que lo conocí bebía, pero bebía desde su infancia. Sin embargo, borracho no lo vi nunca. Su saludo era: “Aquí llego con mi gente”, porque siempre iba con acompañantes. Nunca iba solo. Lo vi en Barcelona entrar en un restaurante, en el que había que tener bonos para comer. Y llega y le dicen: “No hay sitio para nadie”, y dijo: “Me da lo mismo. Yo aquí llego con mi gente”. Se sentó y le tuvieron que dar de comer.
        --“En Barcelona, el lugar de encuentro era el Hotel Majestic y el Salón Rosa, un café que había tenido siempre mucha vida intelectual, en el Paseo de Gracia. Un local enfrente del otro. En el Hotel estaban alojados: Malraux, Buñuel, Altolaguirre, Prados y Garfias. Ellos estaban alojados en el Majestic y venían a casa a cenar, al menos dos veces por semana, a cenar “sopa de reminiscencias” (retales, trocitos, sobras), que decía Emilio Prados. Estaban allí casi constantemente metidos en casa: Fernández Canivell, Altolaguirre, Prados y Garfias.
        --“Me dice el arquitecto Sánchez Arcas que en el Ministerio de Instrucción Pública había unas oposiciones, “porque sabes francés y has terminado Filosofía y Letras. Además, allí hay una cantina y podrás llevar comida a tu casa”. Me presenté sin decir nada en casa y gané las oposiciones, siendo ministro Jesús Hernández. Yo comía allí con los arquitectos. Como estaba el Consejo Superior de la Música, y allí estaba Salvador Bacarisse, el médico, iba yo a trabajar en el folclore dos horas que me dejaba mi jefe, que era Corpus Barga, que casi no aparecía, y el que estaba constantemente allí era don Pedro Moles, profesor de Geografía e Historia en la Universidad de Madrid, hermano del físico Enrique Moles. Hacíamos la revista de prensa, y él me enseñó a ver lo importante en los periódicos, lo recortábamos y lo pegábamos.
        --“Mi padre estaba en el jurado del Premio Nacional de Literatura. Estuvo en dos jurados, y María Zambrano, también. Se lo dieron a Garfias y a Emilio Prados. María Zambrano se empeñó en que yo hiciera teatro, pero no quise. Zambrano se iba por la noche, a recoger los gatos perdidos. La noche que bombardearon los depósitos de combustible de Barcelona, estaba Garfias en nuestra casa. En otra ocasión, se presentó de madrugada, para llevarnos a ver una aurora boreal, una preciosidad. Despertó a todos para la aurora boreal, y bajamos a la Diagonal y al Paseo de Gracia, y estuvimos viendo aquello.
        --“Todos ellos hablaban mucho de Andalucía, más de Córdoba que de Sevilla o Málaga. Antes de la guerra, Altolaguirre se había enamorado de una hermana de Emilio Prados, estaba de novicia y la raptaron de un convento cerca de Málaga, diciendo que la madre estaba muy enferma, en complicidad con Fernández Canivell. Luego, Garfias hablaba mucho de la batalla de Pozoblanco, además de Teruel, los italianos en Guadalajara y del frente de Madrid, del ‘No Pasarán’.  
        --“A Garfias lo vi recitar en un teatro que no recuerdo, y luego lo vi en los salones del Majestic. Recitaba muy bien, porque tenía una voz especial, y mi padre lo quería muchísimo, y se hizo como un protector de los jóvenes como Garfias, Canivell, etc. Antes, en Madrid, ya los presentaba a la gente que los pudiera ayudar. Los grandes médicos de Madrid, excepto Jiménez Díaz, eran republicanos.
        --“Mi padre era amigos de todos, republicanos y monárquicos. Porque aquí, de Córdoba, mi padre era muy amigo de los cordobeses Barroso y los García Prieto (marqueses de Alhucemas). En el bufete de estos últimos trabajó mi padre, cuando acabó su tesis. Aquí, en Pozoblanco, había uno que le llamaban “El Conde”, que vendía sardinas por la calle. En una montería de Andrés Peralbo, estaba García Prieto, y dice mi padre: “Vamos a comer las sardinas del Conde”. Y añadió que era una persona extraordinaria e hizo que García Prieto conociera a “El Conde”, y quedó encantado, de manera que el marqués invitó a “El Conde” a su casa de Madrid. Cuando llegó allí “El Conde”, los sirvientes no lo dejaban pasar, y dice: “Diga usted que está aquí el Conde de Pozoblanco”. Y rápidamente pasó.
        --“Mi padre, desde antes de la guerra, iba todos los años a la Sociedad de las Naciones, a la Conferencia Internacional del Trabajo, para defender el voto de las mujeres, las vacaciones laborales, el derecho a la jubilación, etc. Era casi un mes, entre mayo y junio. Empezó a ir hacia 1930. Durante la guerra ya no fue. Mi padre atacó muchísimo al dictador Primo de Rivera, con sus artículos en El Sol y en El Debate. Primo de Rivera le contestaba. Una vez mi padre se encontró con Alfonso XIII, que felicitó a mi padre por los artículos: “Yo, el día que se muera mi madre, me tengo que marchar, porque yo no he nacido para ser rey ni me gusta mandar, pero estos militares españoles no los puedo tragar, excepto una élite, que resultan que son los que más me respetan y que no son monárquicos”. Y era verdad, porque el general Herrera, el de los estudios de la estratosfera, no era monárquico. Navarro Zuloaga, el oficial de Marina, tampoco. Y ha representado a España en un montón de sitios.
        --“La última vez que vimos a Garfias fue en Figueras: iba con el Ejército en derrota. Estábamos todos aterrorizados: los arquitectos, Altolaguirre, Prados, que estaba movilizado… La mujer de Herrera Petere dio a luz en el campo de concentración de Argelés.
        --“Nosotros pasamos la frontera, no me acuerdo. Cuando se marchó Negrín de Figueras, nosotros debimos de salir el mismo día o al día siguiente, porque teníamos los visados. La guardia móvil nos dijo que todos los españoles iban a los campos de concentración, pero como mi padre tenía pasaporte diplomático, y que tenía muy buena pinta, y mi madre también… pues no íbamos en el Ejército en derrota, que es la cosa más triste que uno puede ver. Nos dijeron que nos quedásemos a dormir en Perpiñán, pero que cogiésemos el primer tren que saliera. Y detrás de nosotros venían: el arquitecto Sánchez Arcas, que era comunista, Mariano Benlliure, el hijo del escultor, que no era comunista, y Carlos Arniches, un hijo del escritor. Nosotros salimos para París al día siguiente, y nos libramos de los campos de concentración, gracias a un comandante de la guardia civil, que nos dejó pasar, y dijo mi padre: “Estos arquitectos son íntimos amigos y vienen conmigo, y son los de los paradores de turismo”. Ese comandante debía de tener cierta cultura y nos dijo: “Hay un tren a las cinco y otro a las seis. Les aconsejo que cojan el de las cinco de la mañana”.
        --“El Gobierno francés que había, era asqueroso. Se portaron muy mal con todos los españoles. Yo no sé las ideas de usted cuáles son, pero a mi padre no le gustaban los socialistas. Han sido siempre muy tibios. En Francia, el único que ha sido menos tibio ha sido Mitterrand, educado en los jesuitas. En general, los socialistas no han sabido No ni Sí, sino entre dos aguas. A nosotros nos han gustado más los ingleses, a pesar de sus cosas.
        --“Llegó una orden del Gobierno francés de que no se podía quedar ningún español en París. Mi padre protestaba, y le decían: ‘No. Se tienen que por lo menos a 80 kms. de París’. Mi padre decía: ‘Si yo me marcho ahora de París, volveré cuando hayan ocupado Francia los alemanes, porque métase usted en la cabeza que antes del 20 de octubre están ustedes en guerra’. Y le contestan en la Prefectura: ‘Ah, ¿sí? Tenemos la línea Maginot’. Y le contesta mi padre: ‘¡Qué atrasados están ustedes! Ahora no se invade por tierra, se invade por el aire. Y no me voy a marchar montón de gente, y no me voy a ir a un sitio donde no conozco a nadie’.
        --“Y no le digo a usted lo que pasamos… El único que empezó a tratarnos bien fue Mitterrand. Mi padre en París, durante la ocupación, no pudo trabajar en nada. Llegamos allí sin nada de dinero. El que teníamos no servía. Vendimos unas joyas que teníamos. Por los Barroso de Córdoba conseguimos vender una casa que teníamos en la calle Andrés Peralbo, y luego nos llegó algo de las casas editoriales. Yo empecé a trabajar como ‘azafata’, limpiando cristales y limpiando en editoriales… Luego, unos amigos de mi padre, vascos, ingenieros de caminos, los Rentería, que abrieron un Club Restaurant, de comidas y tertulias, y trabajé ahí.
        --“Nos trasladamos a Hendaya, para poder mirar el paisaje de España. En París, al principio estábamos muy desperdigados los españoles. No nos podíamos ni reunir, porque era muy peligroso. Luego nos reuníamos con los pintores. Estaba Corpus Barga, pero su mujer, que era francesa, no le dejaba a él que tuviese contacto con los españoles, para que no se hablase de política. A Margarita, la mujer de Garfias, la vimos en París, pero ella se marchó enseguida. Desde México, Pedro Garfias escribió varias veces a mi padre. El que levantó la casa y los libros, al morir mi padre, fue mi hermano Eugenio. No sé dónde tiene las cosas. Y así fuimos rodando. Altolaguirre se casó con Concha Méndez, que parecía un hombre. Luego, en México, se casó con una mejicana.
        --“Mi padre no se quiso ir a EE.UU., a Wasington, donde le ofrecieron un puesto de abogada, ni a México. Quería estar cerca de sus hijos: uno en Madrid (Rafael), y otro, en la URSS (Eugenio). Dijo mi padre que ‘él prefería morirse de hambre en París, y aguantar al socialista León Blum, que estar tan lejos de los dos hijos’. Si no, habría aterrizado en los EE.UU. Con Amado Granel, que entró en París (1944) con las tropas del general Leclerc, estuvimos cuatro años de gestiones, para poder traer a mi hermano Eugenio de Rusia. Por fin vino, acompañado de ‘dos niños de la guerra’, que eran de Salamanca, y los trajo. Venía como un mendigo. Eugenio ha sido siempre comunista, pero tuvo que dejar una novia en Rusia, porque Stalin prohibía el intercambio epistolar, y tuvo que dejar de escribirle. Por eso dijo Eugenio: ‘El infierno existe, y está aquí’”.
        Hasta aquí, la palabra prolijamente erudita de Carmen Porras, una de esas mujeres de vastísima cultura que propició la República. Termina hablando del “infierno”, y lleva razón, porque la mayor dosis de amargura les había de llegar en 1943.
        Rafael Porras Caballero había sido apresado en Madrid, nada más terminar la contienda. Lo trajeron a la cárcel de Pozoblanco, Le dieron varias palizas. Por fin llegó el consejo de guerra, no le demostraron cargos, quedó absuelto y salió en libertad. Estuvo administrando un tiempo la hacienda de la familia en Pozoblanco. Luego, volvió a Madrid, donde, sin que se sepa por qué, lo apresaron de nuevo, en 1942. Ahora las torturas que sufrió fueron mucho más serias, y llegaba a perder el conocimiento. Un nuevo consejo de guerra iba claramente a por él, seguramente por ser hijo de quien era. El 9 de abril de 1943 fue sentenciado a muerte, junto con otra decena de madrileños. La situación se hizo crítica, y su padre recurrió, entre otras personalidades, a los marqueses de Alhucemas, y por medio del mismo general Yagüe, las gestiones llegaron a la mesa de Franco, pero el gran dictador argumento que “no podía indultar, porque si indultaba a Rafael Porras, que su padre era muy conocido, sería un signo de debilidad, y tendría que indultar a los otros once”. Ya estaba todo consumado. El gran genocida lo empujaba todo hacia el final. El 13 de mayo de 1943, la 1ª Capitanía General se dio por “enterada” de la sentencia. En la noche del 18 de mayo, en la cárcel de Porlier, se dio comunicación a los reos y entraron en capilla. Rafael escribió a sus hermanos y a sus padres. La segunda terminaba así: “… Adiós, no quiero ser más extenso, para no haceros sufrir más. Tener resignación, ser buenos y vivir felices, que bien lo merecéis. Que mi último abrazo sea para todos a la vez, el más fuerte y con más cariño”.
        Y como el Cristo del Calvario, le hacía este ruego a su padre en favor de uno de sus compañeros de muerte: “Junto conmigo muere José María San Ildefonso, deja viuda e hijos. Hacer por ellos cuanto sea posible. Viven en la carretera de Aragón núm. 15 (Ventas)”. Un gesto altruista insólito, que no hemos observado en la multitud de casos que hemos conocido. Fue una saca de 12 hombres, a los que asesinó el franquismo al amanecer del 19 de mayo de 1943, en el cementerio del Este.
        Todo un alud de desgracias que fueron cayendo sobre la vida de este excepcional hombre de letras de Pozoblanco: los estragos de un golpe militar. La guerra, la destrucción de un hogar (entre tantos centenares de miles), el exilio, la dispersión de sus hijos, y el crimen cometido contra Rafael.
        Por fin, cuando su vida entraba en el crepúsculo, Antonio Porras Márquez, uno de los grandes ilustrados de la Córdoba de 1930, intelectual brillante, doctor en Derecho, periodista, ensayista, diplomático y novelista, decidió, como el elefante errante, volver a su origen, a su querido Pozoblanco, del que llevaba ausente nada menos que 34 años. Regresó a España y Pozoblanco en abril de 1970. Disfrutó en su antigua casa unos meses de paz y sosiego. La derecha franquista de Pozoblanco le recibió con los brazos cerrados. Después de tanto renombre como el intelectual le había dado a Pozoblanco, sólo recibió como recompensa el más severo vacío. Falleció el 21 de septiembre de 1970, a los 84 años. Muy pocas personas le acompañaron en el sepelio, sólo los que le querían, entre ellos Hilario Ángel Calero. Era un “rojo”. Y los vencedores no perdonaron nunca: en vez de la línea evangélica del “perdón”, hasta “setenta veces siete”, optaron por la vía judaica de la venganza, si bien en don Antonio Porras no tenían nada que vengar. Los comarcanos de Los Pedroches le deben un homenaje a don Antonio, a la luz de El centro de las almas, “la novela de la sierra de Córdoba” (Azorín).    

No hay comentarios:

Publicar un comentario